Una de las averías típicas de las escopetas clásicas, debido al paso del tiempo y por el uso o por un mal montaje de la báscula, se produce una pequeña separación entre el acero y la madera.

Esto produce un golpe al disparar que termina por romper la culata.

La clienta nos trajo una escopeta Arrieta que presentaba este tipo de problema. La culata estaba partida en la zona del pistolet.

Debido a que la rotura no tenía reparación procedimos a tomarle medidas la clienta para fabricar la culata conforme a su fisonomía y punto de impacto elegido.

La nueva culata se fabrico a partir de un taco de nogal español. Se le dio un acabado al aceite, un segrinado de veinte líneas por pulgada y se le adaptó una cantonera inglesa.

Conecta con Atlas Armeros: